Ciencia e Islam: Depresión y Alzheimer (2)

 

Depresion

Los problemas graves de comportamiento no necesitan “una catástrofe” en el cerebro, sino un ligero desequilibrio entre neurotransmisores -moléculas que permiten el intercambio de información entre neuronas-. Esta es una de las conclusiones de un trabajo realizado en ratones que se publica en Cell Reports, en el que sus autores, liderados por científicos del Instituto de Neurociencias de Alicante, constatan que detrás de este “desbalance” en el circuito neuronal está el gen Grik4, en concreto un exceso de dosis del mismo.

Para mantener una función cerebral adecuada es necesaria una buena regulación del equilibrio entre la transmisión sináptica -comunicación entre las neuronas- excitatoria e inhibitoria, lo que sería el equivalente al “acelerador y el freno”, respectivamente, del sistema nervioso, recuerda el instituto alicantino en una nota.

Esto se logra con la liberación de las dosis adecuadas de sustancias químicas o neurotransmisores de uno u otro tipo -entre ellos, serotonina, dopamina, endorfinas, adrenalina, GABA o glutamato-.

Equilibrio roto

Algunos estudios han sugerido que hasta un 10 % de los casos de Alzheimer, la demencia más común en nuestra sociedad puede ser prevenido con la eliminación de algunos factores de riesgo atribuibles a la depresión. Por otra parte, se ha reportado que la depresión produce importantes alteraciones cognitivas.Hasta un 40% de los pacientes deprimidos reportan problemas de memoria, frente al 10-20% de población mayor no depresiva. En los casos más severos, sería la depresión la que conduciría a un proceso demencial.

Un hecho que añade complejidad a esta hipótesis es que el inicio del proceso demencial se puede extender a diez o incluso más años antes del diagnóstico clínico de Alzheimer.

Dada esta situación, resulta muy difícil clarificar si la depresión pudiese actuar como factor causal de la demencia o si es una manifestación clínica de las primeras fases de demencia, donde pacientes inicialmente diagnosticados de depresión progresan hacia una demencia. La depresión está asociada con una alteración del sistema neuroendocrino –conjunto de órganos y tejidos que segregan un mensajero químico llamado hormonas-, producida por un aumento de la hormona corticotropina que se ve descompensada por una reducción de los receptores que captan esta hormona, en concreto en las regiones cerebrales del hipotálamo y pituitaria, con lo cual se produce una atrofia en el hipocampo y una disminución progresiva en las funciones de este.

Esto sugiere que la depresión, la toxicidad de las neuronas del hipocampo (explicados en “Depresión & Alzheimer parte I), el aumento de la hormona antes citada y otras alteraciones neuropatológicas facilitan el desarrollo del Alzheimer.

Más allá de la pereza…

¿Es básicamente la depresión un trastorno biológico o una respuesta al estrés psicosocial con incapacidad del individuo para afrontarla?

En la mayoría de los pacientes los episodios depresivos surgen de la combinación de factores familiares, biológicos, psicológicos y sociales, los cuales operan a través del tiempo y progresivamente incrementan su capacidad patogénica. Estos pueden ser;

  • Factores genéticos

En un estudio reciente se hicieron pruebas para ver por qué experiencias estresantes llevaron a la depresión a algunas personas, pero no a otras. Se encontró que los individuos con una o dos copias del gen 5-HTT defectuoso mostraron más síntomas depresivos, depresión diagnosticable y tendencias suicidas con relación a eventos estresantes en comparación con individuos sin el gen defectuoso.

  • Alteraciones de neurotransmisores

La serotonina ejerce importantes acciones en el talante, conducta, movimiento, apreciación del dolor, líbido, apetito, secreciones endocrinas, funciones cardiacas y el ciclo de sueño-vigilia.

 

Dopamina y noradrenalina, la dopamina es principalmente un neurotransmisor inhibitorio. La dopamina y la noradrenalina tienen fuerte influencia en patrones de conducta, función mental, y función motriz. Estas tres sustancias son sin duda fundamentales para un funcionamiento normal del cerebro.

 

 

Las alteraciones de diversos neurotransmisores pueden conducir finalmente a importantes trastornos mentales debido a la pobre interacción que tienen estos en diversas regiones cerebrales, y aumentando con el tiempo la posibilidad de sufrir el mal del Alzheimer.

¿Por qué el litio?

Si bien es cierto que hoy en día existen diversos fármacos antidepresivos, me gustaría centrarme en el 3º elemento de la tabla periódica, el litio, en su forma de sal.

 

Y es que una vez ingerido, el litio se distribuye ampliamente en el sistema nervioso central donde interactúacon diversos neurotransmisores -mensajeros químicos de las neuronas y células nerviosas- y receptores celulares, bloqueando la producción de algunos cuando alcanzan valores anormales en diversas regiones del cerebro.

También actúa a nivel postsináptico, es decir, en la correcta comunicación entre las neuronas, bloqueando la reutilización de las moléculas de fosfato. Esto provoca un impedimento en la liberación del calcio, traduciendo a una interrupción de la señal neuronal defectuosa. Aún cuando hay numerosos y diversos estudios sobre la efectividad de este elemento a la hora de impedir que algunos genes (en las neuronas) se expresen, no se entiende del todo el por qué de los beneficios que produce al combatir los episodios depresivos y emocionales.

Conclusión

Ṣuhayb a.s informó: El Profeta, dijo, “Maravilloso es el asunto del creyente, ya que es bueno para él en todos los asuntos, y esto no es cierto para nadie más que el creyente. Si está contento, entonces le agradece a Allâh y allí hay algo bueno para él. Si sufre daños, entonces muestra paciencia y eso es bueno para él ” Muslim (2999)

Nos consuela saber que nuestro dolor no sea en vano y que todo sea parte del plan de Allâh swt en nuestras vidas. Esta creencia crucial en el Decreto Divino (Qur´an 78:39) nos brinda la capacidad de alejar nuestras cogniciones de las inquietantes preguntas de “¿Por qué yo?”, “¿Qué hice para merecer esto?”, que solo sirven para crear más angustia en nuestras vidas. La capacidad de encontrar significado en la adversidad es una cualidad clave que protege contra el estado de ánimo depresivo y la ansiedad durante las pruebas intensas.

Hasta la semana que viene insh´allâh, con un poquito más de ciencia.

As-salām ‘alaykūm wa ramatullāh wa barakatuhu.

Print Friendly, PDF & Email